Ir al contenido
Volver

Conferencia. “El cerebro y el género: cómo nuestro mundo puede cambiar nuestro cerebro y condicionar nuestras mentes”

“Hombres y mujeres somos distintos, pero nuestros cerebros no son tan diferentes”. Con esta afirmación, la neurocientífica, Gina Rippon, quiere acabar con dos siglos de investigaciones en las que muchos científicos se han afanado en buscar esas diferencias. Rippon, profesora emérita de Neuroimagen del Aston Brain Centre de la Universidad de Aston (Birmingham) y ex presidenta de la Asociación Británica de Neurociencia Cognitiva, ha ofrecido una conferencia en la Fundación Ramón Areces con el título ‘El cerebro y el género: cómo nuestro mundo puede cambiar nuestro cerebro y condicionar nuestras mentes’. En ella, ha tachado de “neurobasura” libros como ‘Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus’. “Este tipo de autores tenían muchas ganas de demostrar que los cerebros de hombres y mujeres son diferentes y no se metían en demasiadas profundidades científicas para terminar concluyendo casi que somos de planetas distintos…”, ha afirmado.

Rippon, que acaba de publicar el libro ‘El género y nuestros cerebros’ (Ed. Galaxia Gutemberg), reconoce que “siempre se ha tenido la idea de que, igual que hombres y mujeres tienen cuerpos distintos, también había dos tipos de cerebros, uno femenino y otro masculino”. “Esto lo han respaldado muchos investigadores hasta el siglo XXI, desde Charles Darwin, que consideraba que los cerebros de las mujeres no llegaban al nivel de los hombres, lo decía así, hasta Simon Baron-Cohen, que argumentaba en su libro ‘The essential different’ que el cerebro femenino nos hace más empáticas mientras que el cerebro masculino está más preparado para entender sistemas”. “Pero a mí se me da muy bien aparcar, que es algo que se le atribuye a los hombres”, ha puesto como ejemplo. “Y así, las mujeres éramos muy buenas enfermeras, cuidadoras y profesoras de niños, mientras que los hombres eran mejores científicos y exploradores. También LeBon, en 1879, dijo que ‘las mujeres representan una forma inferior de evolución, más cercana a los salvajes y los niños que a los adultos y hombres civilizados’”.

Más información: https://www.fundacionareces.es/fundacionareces/es/comunicacion/noticias/gina-rippon-el-cerebro-de-un-hombre-y-el-de-una-mujer-no-son-tan-distintos.html